Ciudades de Francia

Toulouse: se ubica al sureste de Francia y se encuentra alejada de los recorridos turísticos habituales. La tradición artística e histórica de la ciudad es algo tan marcado como su arquitectura a base de ladrillo. Como Toulouse está lejana a las canteras de piedras, desde los castillos hasta las iglesias se han construido en ladrillo dándole un toque humilde y rústico a la escenografía urbana. El Capitolio es el edificio más importante de la ciudad y una de las mayores atracciones turísticas.

Versalles: esta ciudad está ubicada a 19 km al sudoeste de Paris. El palacio del Rey del Sol (Palacio de Versalles) es conocido a nivel mundial por su arquitectura particular, por su belleza infinita y por ser un sitio histórico de gigantesca importancia. Al recorrer la ciudad el turista puede observar que la belleza y antigüedad de las construcciones no se limita sólo al palacio de Versalles sino que es una constante a lo largo y ancho de la superficie que ocupa la ciudad. Versalles es un destino obligado para quien hace turismo en Francia.

Marsella: es la ciudad más vieja de Francia. Sobre el mar Mediterráneo descansa el primer puerto francés que fue fundado en el año 600 AD por los griegos. La destrucción de la ciudad ocasionada por las guerras ha significado la ausencia casi total de todo elemento arquitectónico antiguo. No obstante, en las islas cercanas a sus costas podemos encontrar hermosos castillos como el que Alejandro Dumas describe en su novela El conde de Montecristo. Marsella nos presenta un aspecto algo olvidado del turismo en Francia: muchos piensan que hacer turismo en Francia significa hacer un recorrido histórico y que nada tiene que ver con la naturaleza y el relax. En Marsella encontraremos, al igual que en Cannes, hermosas playas mediterráneas donde disfrutar maravillosos días de sol.

Bordeaux: tiene, evidentemente, su mayor atractivo turístico en sus vinos. Los expertos aseguran que en Bordeaux se producen los mejores vinos del mundo. Miles de productos de vinos y cientos de miles de hectáreas dedicadas a la plantación de uvas conforman el paisaje vitivinícola de la región. En esta ciudad se encuentra la Academia de Vino, la institución más respectada del mundo en materia de análisis de vinos. Hay que reconocer que el turismo en Francia se basa en gran medida en el atractivo de sus regiones vinícolas, entre las que se destaca Bordeaux.

Lyon: después de Paris es la ciudad más poblada y la tercera en tamaño. La arquitectura de Lyon es un recorrido por la historia comercial de Europa. El centro de la ciudad fue declarado Patrimonio Mundial en 1998. Lyon significa parta el turismo en Francia la parada cultural más importante después de Paris y el pilar de la gastronomía francesa.

Cannes: es una ciudad altamente turística en donde se realiza el Festival Internacional de Cine. Ubicada en la Rivera Francesa sus playas son consideradas de las más hermosas del mundo y las islas Lérins no se quedan atrás. Cannes es una ciudad festiva y muy importante para el turismo en Francia: se diferencia mucho del resto de Francia ya que aquí se vive un ambiente mucho más jovial y festivo y con menos contenido histórico y cultural.