Gastronomía francesa - Comida en Francia

La gastronomía francesa es conocida a nivel mundial por su calidad y variedad. Los manjares, los vinos, las especias y una larga tradición culinaria combinan sus fuerzas para dar como resultado una de las cocinas más elaboradas y deliciosas del planeta.

En lo que a gastronomía francesa se refiere podemos encontrar dos tipos de cocina: la clásica y la llamada "de mujeres". La cocina clásica es la más aristocrática y la más elaborada. Este tipo de cocina siempre utiliza ingredientes extravagantes y difíciles de encontrar y es la que representa a Francia alrededor del mundo. La cocina llamada "de mujeres" es un nombre machista para hablar simplemente de la comida tradicional de los franceses. Este tipo de cocina está emparentada con los platos humildes pero no por eso menos sabrosos que se prepararon tradicionalmente en las casas del pueblo francés.

Cada región de Francia tiene un tipo de cocina particular y que identifica a la región. Lo que llama mucho la atención es que si bien la comida en Paris es deliciosa, esta ciudad no tiene un tipo de comida propio sino que han aprendido a reproducir las delicias de todas las regiones del país.

La gastronomía normanda tiene su base en la consistencia cremosa de sus platos. Así, los ingredientes que nunca faltan son la manteca y la crema, dando por resultado platos suaves al paladar. Como toda región costera, en Normandía se hace mucho uso de los mariscos para preparar sus platos principales. No obstante, lo verdaderamente distintivo de la región norte de Francia son sus quesos: nadie que haga turismo en Francia puede pasar por Normandía sin probar sus fascinantes quesos.

En Borgoña el vino será una constante de sus comidas. En esta región se producen los vinos franceses de mayor calidad y es una excelente opción para hacer turismo culinario en Francia. Claro que la comida de Borgoña no se queda atrás de manera que una combinación de vino y platos típicos le generarán experiencias únicas.

Si usted es amante de los platillos extravagantes, Córcega es su sitio. Allí usted no sólo podrá disfrutar de cerdo ahumado, truchas, paté de Mirlo, etc. sino que encontrará un plato único: las anguilas.

Lyon es la ciudad gastronómica por excelencia. Los restaurantes de Lyon gozan de fama y prestigio internacional por su exquisita comida y sus presentaciones asombrosas. No obstante, si usted viaja a Lyon con intensión de probar algunos de los platos más deliciosos que existen debe dirigirse a los Bouchons. Los Bouchons no son grandes restaurantes de lujo sino modestas tabernas donde la comida casera es la atracción de personas que hacen turismo en Francia y que viajan desde todo el globo para probar las delicias de los Bouchons.

Y llegamos a los vinos! ¿Quién no ha soñado alguna vez con tomar un vino francés en frente de la torre Eiffel? Los vinos franceses son los mejores del mundo y tienen una tradición milenaria que los respalda. Pero es evidente que no por ser francés, un vino es bueno. Por ejemplo, después de los vinos franceses, los vinos argentinos son considerados de los mejores del mundo por lo que tomar un buen vino argentino es mucho mejor que tomar un vino francés regular. Por eso es importante conocer la calidad del vino francés que usted está ordenando. Usted puede observar que las etiquetas de los vinos aclaran de qué calidad de vino se trata. La sigla AC (Denominación de Origen Controlada, en español) se coloca en los vinos de mayor calidad, que han tenido un rigurosa selección de las uvas y un proceso controlado de producción. La sigla VDQS (Appellation d'Origine Vin délimité de Qualité supérieure) son vinos de inferior calidad que están concursando para llegar a recibir la clasificación AC. Finalmente, los Vin de Table (Vinos de Mesa) son vinos comunes y corrientes de bajo costo que se beben en los hogares para acompañar las comidas diarias.

De los tipos de vinos franceses más famosos podemos nombrar:

Burdeos: creado en la Edad Media cuando Francia estaba invadida por Inglaterra.

Champagne: es un vino espumante que se produce a partir de la combinación de varios tipos de uvas y que no pudo ser elaborado hasta la creación del corcho.

Borgoña: se produce a partir de uvas muy selectas por lo que la cantidad producida de vino anualmente es muy inferior a la de otros tipos de vinos franceses.